Saltar al contenido

La Biblia Visigótico Mozárabe de León: La Capilla Sixtina del Románico

En este post vamos a hablar de la Biblia de León, una obra de capital importancia en el mundo de las letras y de las bellas artes. Su belleza emblemática ha atraído la atención de muchos expertos y hoy en día sigue siendo un clásico.

Tanta es la trascendencia de esta obra, que esta biblia es, en efecto, la que inspiró el Guernica de Pablo Picasso. Para homenajear esta preciosidad, desde Códices Medievales hemos recopilado toda la información sobre este enigmático manuscrito. Además, tenemos un facsímil con edición limitada que es la joya que estaba buscando. ¡Siga leyendo!

Contexto histórico de la obra

Este extraordinario manuscrito está fechado con gran precisión, el 19 de junio de 960. El siglo X es el ecuador temporal de la reconquista cristiana, en ese momento aún no existía un reino cristiano sólido y fuerte, sino varios reinos que luchaban por una causa común, por lo que se formaron alianzas, fusionando sus costumbres, culturas y linajes.

Tal es así, que el Reino Astur se fusiona con el Reino de León en el momento en que García I trasladó la capital del reino a la ciudad del mismo nombre, donde surge y se custodia, actualmente, nuestra biblia original.

Sin embargo, el propio acto de creación a partir de segmentos de otras obras, trasluce el propio acto de creación de Florencio y su discípulo Sancho, que dejaron valiosos aportes a los copistas posteriores, como es el caso del Beato de Fernando I y doña Sancha o Beato de Liébana, del copista Facundo y datado un siglo después.

Sus escribas también reflejan esa particular precisión, plasmados tanto en nombre como en miniaturas dentro del códice, Florencio y Sancho.

Sus autores, el miniaturista Florencio y el calígrafo Sancho, dejaron su “retrato” por duplicado, acompañando a la gran letra Omega del colofón. Se sabe poco acerca del presbítero Sancho. Sin embargo, existen abundantes referencias de su maestro Florencio, de los seis códices y siete cartas de donación que redactó como notario de los condes de Castilla.

Se conoce que este hermoso códice fue creado por Florencio en el monasterio mozárabe de Valeránica, a orillas del río Arlanza, protegido por la Torre de Ornar, actual caserío burgalés: Tordómar. Este monasterio no sobrevivió al siglo X. Posiblemente desapareció en alguna de las incursiones de Almanzor.

No existe ninguna referencia histórica sobre la llegada del manuscrito al monasterio de San Isidoro de León, se cree que fue donado en 1037 por los reyes leoneses Fernando I y su esposa Sancha.

¿Dónde se encuentra el original?

En la actualidad, la Biblia visigótica-mozárabe de León original se encuentra custodiada con las máximas medidas de seguridad y conservación en la Real Colegiata Basílica de San Isidoro de León.

La Real Colegiata de San Isidoro de León es el conjunto arquitectónico del estilo románico más valioso que tenemos en España, debido a su historia, arquitectura, escultura, y por los objetos suntuarios que conserva.

original biblia de león
Fachada sur de la Real Colegiata Basílica de San Isidoro de León

La iglesia que vemos fue alzada, en fases sucesivas, entre la última etapa del siglo XI y la primera mitad del XII, siendo finalmente consagrada en 1149. En ella se pueden apreciar una mezcla de varios estilos, en los que se conservan restos románicos, góticos, renacentistas y barrocos, declarado Monumento Histórico Artístico en 1910.

Sin duda, es una de las paradas más relevantes en las peregrinaciones medievales a Santiago de Compostela. Forma parte del Camino Francés y Caminos del Norte de España, inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en 1993.

“Aquí yace la historia del medievo”

Cayetano Luca de Tena

El Panteón Real, una parte de la Basílica

Se trata de un monumento religioso compuesto por varias dependencias, donde destaca su Panteón Real. En él se encuentran enterrados diferentes reyes y reinas leoneses, ubicados a los pies de la iglesia, decorado con pintura mural y obra excepcional del románico, lo cual hace que sea pieza única del mundo románico de la época.

panteón biblia leon
Panteón Real de la Real Colegiata Basílica de San Isidoro de León.

La Biblioteca es un edificio independiente construido a finales del siglo XVI. El archivo contiene 300 incunables, libros raros, 800 pergaminos, 150 códices y tesoros de documentos hispánicos. Como una de sus obras más importantes y destacadas se encuentra la Biblia a la que hacemos referencia, considerada uno de los manuscritos medievales más raros y más valiosos.

También, contaban con uno de los scriptorium más importantes de Europa. Los scriptorium eran talleres especializados donde los monjes, dotados de una gran cualificación artística y doctrinal, se encargaban de la copia, difusión y colección de manuscritos ya que se pretendía tener copias duraderas para incluirlas en las bibliotecas de abadías y conventos y usarlas a lo largo de los siglos.

Dedicaban varias horas al día para este trabajo. Su actividad estaba bien jerarquizada y especializada, y debían seguir unas reglas de trabajo muy estrictas:

  • Estaba prohibido el uso de velas o candiles, peligrosos para los códices y pergaminos
  • Se debía guardar, ante todo, mucho silencio

Se trataba de un arduo trabajo, pues el escriba debía forzar la vista y pasar horas sin enderezar la espalda. De hecho, el ilustre canónigo Santo Martino, encargado de este scriptorium, llegó a colgar sus brazos y espalda de una viga para poder soportar las largas horas de esta tarea.

canónigo Santo Martino

¿Cómo se creó la Biblia de León?

La Biblia visigótico-mozárabe de San Isidoro de León tuvo un difícil proceso de creación. Hay que tener en cuenta que era un manuscrito de gran tamaño (485 x 345 mm) y su encuadernación se realizaba de manera artesanal, fue escrito a mano sobre pergamino, cosido también a mano con hilos crudos y cáñamo, lomo redondo y cabezadas de hilos y cuerda. Las tapas cubiertas en flor de piel, en las esquinas de las tapas lleva cantoneras de plata de ley y como cierre, un broche también de plata.

manuscrito biblia san isidoro

Además del valor cultural de estos textos, lo más interesante son las miniaturas de fuerte colorido que se incluyen, denominadas así por el minium, componente de la tinta que se usaba para confeccionar los dibujos y las letras capitales.

De la misma manera, el facsímil que nosotros elaboramos se encuaderna de manera artesanal, por lo que es un trabajo duro para reproducir con exactitud hasta el más mínimo detalle del original, tales como orificios y deterioro de los bordes, cosidos, etc.

Sin descuidar la exactitud de la tonalidad cromática en las tonalidades de las miniaturas y del pergamino, se utilizaron hasta 8 colores en los pliegos que así lo requerían, con especial realce de los oros, empleando tintas de la máxima calidad y perdurabilidad.

El papel escogido para la estampación de este bello manuscrito se eligió tras un estudio previo. Finalmente se decidió un preparado pergamínico especialmente diseñado y producido para esta edición por la multinacional italiana Fedrigoni en sus fábricas de Padova (Italia), de un volumen medio de 200 gr/m2.

Esto hace que sus herrajes y cantoneras sumen en total medio kilogramo de plata, complementario a los casi 30 kilogramos de peso que alcanza el volumen, multiplicando su ya de por sí cuantiosa belleza y valor.

¿Por qué es un códice tan importante?

Esta Biblia contiene todos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, comentados y profusamente iluminados, está considerada como el manuscrito más significativo que ha llegado a nuestros días de esa época, tanto por su amplio contenido, como por su calidad y originalidad. También cuenta con prólogos, comentarios y algunos otros textos extrabíblicos.

Su caligrafía en minúscula visigótica ha sido objeto de numerosos estudios, se cree que era propia del pueblo visigodo, pues reúne muchísimas de las características particulares de la misma. Florencio combinó elementos procedentes del arte sasánida, visigótico e islámico, con importaciones nuevas de la cultura carolingia. De hecho, se le atribuye el origen de una mutación en la miniatura mozárabe a mediados del siglo X, que se reflejaría en los Beatos del segundo estilo pictórico.

Además, la presencia de notas marginales tanto árabes como latinas desconcierta a la vez que fascinan, probando la presencia de la cultura árabe dentro de los ciclos latinos que podrían dar para su propio estudio.

Se encuentra a la cabeza de los manuscritos bíblicos mozárabes debido a las más de 100 historias bíblicas, la profusión de letras iniciales, los bellos trazos caligráficos… Se considera que es la única Biblia mozárabe propiamente historiada.

A diferencia de otras obras iluminadas en la Península Ibérica, las figuras representadas carecen de marco o paisaje que las contenga, es decir, se hallan dibujadas sobre el fondo blanco de las hojas, contrastando con ellas en sus tonos fuertes y vivos, y siendo representadas de una forma poco ortodoxa, pues prima la trascendencia espiritual sobre cualquier otra cosa en ellas.

¿Por qué han adquirido muchos de nuestros clientes esta cuidada edición facsímil?

Porque el original es bien conocido como uno de los más raros y valiosos manuscritos medievales, materia de estudio para los especialistas y codiciado objeto de exposiciones internacionales. Son ya inabarcables las referencias, los estudios, la bibliografía, las tesis doctorales en los que se estudian los múltiples aspectos que encierran los folios de esta celebérrima Biblia y sus ilustraciones. Es una auténtica joya codicológica por la belleza de su caligrafía.

Además, la alucinante belleza de sus miniaturas nos permite conocer con todo lujo de detalles cómo era la vida social del siglo X en la España cristiana. Sus iluminaciones ofrecen un amplio campo de estudio para los críticos del arte y de la transmisión bíblica.

Llama también la atención de cualquier bibliófilo la belleza de su caligrafía, las abundantes anotaciones en los márgenes en latín y árabe; y la ejecución extraordinaria de sus miniaturas, lo que ha hecho de ella un tesoro y que sea frecuentemente reclamada para exhibiciones internacionales. Todos los aspectos son destacables, ya sea desde el punto de vista de la paleografía, historia, textos bíblicos o arte. El genio creativo de Florencio ofreció nuevas salidas en arte pictórico, el arte mozárabe da un nuevo giro en los capítulos de este códice.

Tal fue su belleza que los expertos del mundo del arte han notado el extraordinario parecido entre las figuras que aparecen en el Guernica del artista Pablo Picasso y algunas de las imágenes de las iluminaciones de la Biblia Mozárabe de León del siglo X.

De hecho, estuvo expuesta en dos ocasiones a las que pudo acudir Pablo Picasso: la Exposición Universal de Barcelona 1929 y en París, en 1937, momentos y lugares que coinciden con estancias del artista, por lo que pudo contemplar los dibujos gestuales y expresionistas que contiene este manuscrito medieval.

Son casi infinitas las razones que hacen realmente especial esta pieza exquisita en forma de edición facsímil. Por eso desde Códices Medievales, no nos cansaremos de ofrecerle la oportunidad de hacerse con esta joya de la que además quedan ya muy pocos ejemplares.