Saltar al contenido

Beato de Liébana de Fernando I y doña Sancha (Beato de Facundo)

Solicite más información

CARACTERÍSTICAS DEL FACSÍMIL DEL BEATO DE LIÉBANA DE FERNANDO I Y SANCHA.

  • Medidas: 36 X 26,8 cm.
  • Extensión: 640 páginas- 317 folios de pergamino más guardas.
  • Textos: dos tablas genealógicas y texto completo del apocalipsis.
  • Miniaturas: 98 ilustraciones. 9 a doble página.
  • Escritura: visigótica.
  • Autor: Facundo (Facundus scripsit, f.317).
  • Propietarios: Fernando I y Sancha (Fernandus rex dei gra mra L. y Sancia regina mra liber, f.7r)).
  • Fecha: Siglo XI. Año 1047 (Era bis quadragies et V post millesima. f. 316r).
  • Libro de estudio: textos, paleografía, comentarios y estudio de las miniaturas.
  • Tirada mundial: 940 ejemplares numerados y certificados por acta notarial.

¿Quién fue el copista?

El Beato de Fernando I y doña Sancha, también se conoce como Beato de Facundo (Facundus scripsit) por el nombre de su autor y pintor.

Su nombre aparece en el colofón (f. 316). Sin embargo, no figura ningún nombre de abad o monasterio, aunque es muy probable que se realizara en un scriptorium altamente especializado; posiblemente Sahagún.

La coincidencia del nombre del copista (anteriormente árabe) y el de este monasterio (Santos Facundo y Primitivo), da pie al debate.

Los autores que mantienen que el códice se compuso en San Isidoro de León, posiblemente hayan tenido en cuenta que la Basílica se inauguró en 1063, tras construirse en el lugar de la Iglesia de San Juan y San Pelayo; por tanto, la datación escrita por el autor quedaría en entredicho. 

¿Dónde se conserva el manuscrito original?

Se conserva en la Biblioteca Nacional de España (BNE) con la signatura Beato de Liébana In Apocalipsin, Códice de Fernando I y Doña Sancha, Ms. Vitr. 14-2.

Se escribió hacia la mitad del siglo XI, según el texto del folio 316: Era bis quadragies et V post millesima; es decir, en 1047.

El artista tuvo la precaución de numerar los cuadernos en los vueltos del último folio. Así, vemos el número i en romano en los folios 25v, el ii en el 33v, y así correlativamente, ya que los cuadernos son perfectamente regulares de 4 dípticos u ocho hojas. Esto significa que delante se añadieron dos terniones (12 folios) conteniendo las Preliminares, en otro momento y por otra mano, aunque muy cercano en el tiempo.

Único Beato de Liébana regio

Este Beato está dedicado a los monarcas Fernando I y Sancha, ya que sus nombres aparecen en el Laberinto (f. 7r), en todas direcciones, en los 840 cuadrados que lo forman. Contiene un marco con 6 retratos, lo cual ha conducido a ciertos autores a afirmar que este manuscrito toma las corrientes artísticas centroeuropeas, sobre todo de Reicheneau.

Otros, sin embargo, lo ubican dentro del grupo de Magio, por el que está claramente influenciado, y de la Biblia mozárabe de León (Williams). A nuestro juicio, el Beato de Fernando I y doña Sancha es el último de los Beatos mozárabes visigóticos con independencia del primer cuaderno.

Contiene al principio 2 Tablas Genealógicas. Las primeras (f. 1r-5v) no le corresponden. Fueron encuadernadas en la última restauración, por tanto se numeraron como propias; pero supuestamente pertenecen al Beato de Valcavado, al cual le faltan.

Ambos códices estaban juntos en la Basílica de San Isidoro cuando fueron descubiertos en 1572 por Ambrosio de Morales, cronista de Felipe II.

Las imágenes de más arriba representan a la letra Alfa, que sólo la contienen cuatro Beatos románicos, pero ningún visigótico; excepto el de Fernando I. La segunda de las Siete Iglesias, en cambio, sólo falta en cuatro de los 21 Beatos miniados.

El Beato más elegante


Este Beato de la Biblioteca Nacional está ilustrado con un amplio programa iconográfico característico de los códices Beatos articulado en unas 100 ilustraciones de estilo mozárabe, pero con notables influencias románicas. Los títulos y los epígrafes se realizan con tinta roja.

Se considera que pertenece al tercer estilo de los Beatos, románico, con mayores influencias internacionales.

Destaca por su gama de colores brillantes que no se ve en ningún otro, y por la perfección de las composiciones, donde las figuras estilizadas han perdido su hieratismo e introducen movimientos que dinamizan la imagen que, según Williams, lo convierten en «el más elegante de los Beatos».

La Bestia, que es el dragón y el diablo, es uno de los principales elementos pictóricos de los Beatos.

La Mujer sobre la Bestia (generalmente representada dos veces) y la Adoración de la Bestia, son las ilustraciones más atractivas para los monjes altomedievales, a juzgar por la cantidad de veces que se representan; ya fuera por el significado espiritual, pecaminoso o escatológico.

Es la más valiosa de las 35 copias conservadas de la obra «Comentarios al Apocalipsis de San Juan»

Doce son los Beatos que contienen esta miniatura, y también son doce los que contienen el ciclo de Daniel, aunque sólo en la mitad está completo.

El Beato de Facundo tiene 9 miniaturas de las doce posibles; pero no porque las haya perdido, sino porque no las compuso el artista.

Nuevamente y por última vez se representa la Bestia en distintas edades históricas: caldeos, medos, persas y macedonios.

    Deseo conocer en profundidad los detalles de la obra (Los campos marcados con "*" son campos obligatorios).


    captcha