Saltar al contenido

La Biblia visigótica – mozárabe de León

Solicite más información

La Biblia visigótica – mozárabe de León

CARACTERÍSTICAS DEL FACSÍMIL LA BIBLIA VISIGÓTICA-MOZÁRABE DE LEÓN

  • Dimensiones: 485 x 345 mm / Peso: 30 kg
  • Fecha: 19 de junio de 960 (siglo X)
  • Autores: miniaturista Florencio y calígrafo Sancho
  • Extensión: 515 folios de pergamino. Más de 300 miniaturas
  • Papel interior: estucado arte 200 gr/m2 de fabricación especial
  • Encuadernación: artesanal en piel, cosida a mano, con herrajes y cantoneras de plata
  • Referencia: Archivo Capitular de la Real Colegiata de San Isidoro de León. Ms. nº 2
  • Tirada: 600 ejemplares numerados del 1 al 600 con caracteres árabes, así como 40 ejemplares no venales numerados en cifras romanas. Firmados y autenticados por el Abad-Prior de la Real Colegiata de San Isidoro, D. Antonio Viñayo González
  • Otros nombres: Codex Biblicus Legionensis, Codex Gothicus Legionensis.
  • ISBN: 84-7497-008-3

Adquiera una parte de la Historia de España, desde el punto  literario  y artístico, con el facsímil de la Biblia visigótica – mozárabe de León. Saboree el placer de tener entre sus manos el misterio de la protocristianidad hispánica y descubra cómo esta joya resuelve de forma maestra la eterna pugna entre la la cultura griego occidental y la árabe.

Se ha hecho un gran esfuerzo a la hora de reproducir todos y cada uno de los detalles de esta obra, desde los bordes del pergamino, los orificios y las miniaturas  decoradas con la misma minuciosidad que pusieron hace siglos los artistas de la Biblia de León. La autenticidad de la encuadernación manual y el valor añadido de usar unos materiales, como la pergaminata italiana de Fedrigoni que confiere a la obra una aura de naturaleza sublime.

No pierda la oportunidad de tener 1 de los 600 ejemplares de este facsímil perfecto de un manuscrito único en su género, con una caligrafía espectacular, notas marginales latinas y árabes.

Solicite información para esta belleza de facsímil y le explicaremos encantados cómo adquirir esta biblia mozárabe.

Biblia de León

Contexto histórico de la Biblia de San Isidoro de León

Este extraordinario manuscrito está fechado con gran precisión, el 19 de junio de 960. El siglo X es el ecuador temporal de la reconquista cristiana, cuando todavía no existía un reino cristiano consolidado y fuerte, sino varios reinos que luchaban por una causa común y que por eso mismo generaron alianzas, mezclando sus costumbres, culturas y sangre.

Tal es así, que el Reino Astur se fusiona con el Reino de León en el momento en que García I traslada la capital del reino a la ciudad del mismo nombre, donde surge y se custodia, actualmente, nuestro original. 

Sin embargo, el propio acto de creación a partir de segmentos de otras creaciones, trasluce el propio acto de creación de Florencio y su discípulo Sancho, que dejaron igualmente una valiosa aportación para las generaciones posteriores de copistas, como es el caso del Beato de Fernando I y doña Sancha o Beato de Liébana, del copista Facundo y datado un siglo después.

Esa precisión particular se hace eco también en sus copistas, plasmados tanto en nombre como en miniaturas dentro del códice, Florencio y Sancho.

Los autores de la Biblia de León

Sus autores, el miniaturista Florencio y el calígrafo Sancho, dejaron su “retrato” por duplicado, acompañando a la gran letra Omega del colofón. Se sabe poco acerca del presbítero Sancho. 

Sin embargo, contamos con abundantes referencias de su maestro Florencio, de los 6 códices y 7 cartas de donación que redactó como notario de los condes de Castilla.

Este bellísimo códice fue creado por Florencio en el monasterio mozárabe de Valeránica, a orillas del río Arlanza, protegido por la Torre de Ornar, actual caserío burgalés: Tordómar. Este monasterio no sobrevivió al siglo X. Posiblemente desapareció en alguna de las incursiones de Almanzor.

No existe ninguna referencia histórica sobre cuando llegó el códice al monasterio de San Isidoro, pero se considera que fue donado por los reyes leoneses Fernando I y su esposa Sancha en 1037.

Biblia de León

¿Dónde encontrar el original de la Biblia de León?

Actualmente, el original se encuentra custodiado con las máximas medidas de seguridad y conservación en la Real Colegiata Basílica de San Isidoro de León.

La Real Colegiata de San Isidoro de León es el conjunto arquitectónico de estilo románico más valioso que tenemos en España, por su historia, arquitectura, escultura, y por los objetos suntuarios que conserva.

En la actual iglesia se pueden contemplar una mezcla de estilos, con restos románicos, góticos, renacentistas y barrocos, por lo que fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1910.

Sin duda, es una de las paradas más relevantes en las peregrinaciones medievales a Santiago de Compostela. Forma parte del Camino Francés y Caminos del Norte de España, inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial en 1993.

La Biblioteca contiene volúmenes entre los que destacan 300 incunables, libros raros, 800 pergaminos, 150 códices y tesoros de documentos hispánicos.

Una de sus piezas más importantes y destacadas es la Biblia visigótica-mozárabe de León (siglo X), considerada uno de los manuscritos medievales más raros y más valiosos.

Biblia de León

Estructura de la obra

Contiene todos los libros del Antiguo y Nuevo Testamento, comentados y profusamente iluminados. Este se considera como el manuscrito más significativo que ha llegado a nuestros días de esa época, tanto por su amplio contenido, como por su calidad y originalidad. También cuenta con prólogos, comentarios y algunos otros textos extrabíblicos.

Su caligrafía en minúscula visigótica ha sido objeto de cuantiosos estudios, se cree que su letra era propia del pueblo visigodo, pues reúne muchísimas de las características particulares de la misma. 

Florencio conjuga elementos procedentes del arte sasánida, visigótico e islámico, fusionándolos con importaciones nuevas de la cultura carolingia. De hecho, se le atribuye el origen de una mutación en la miniatura mozárabe a mediados del siglo X que se reflejaría en los Beatos del segundo estilo pictórico.

Además, la presencia de notas marginales tanto árabes como latinas desconciertan a la vez que fascinan, testigos de la presencia de la cultura árabe dentro de los ciclos latinos que podrían dar para su propio estudio.

Se encuentra a la cabeza de los manuscritos bíblicos mozárabes debido a las más de 100 historias bíblicas, la profusión de letras iniciales, los bellos trazos caligráficos… Se considera que es la única Biblia mozárabe propiamente historiada. 

A diferencia de otras obras iluminadas en la península ibérica, las figuras representadas carecen de marco o paisaje que las contenga, es decir, se hallan dibujadas sobre el fondo blanco de las hojas, contrastando con ellas en sus tonos fuertes y vivos, y siendo representadas de una forma poco ortodoxa. Pues, prima la trascendencia espiritual sobre cualquier otra cosa en ellas.

Técnicas artísticas usadas en la biblia mozárabe

Este facsímil reproduce hasta el más mínimo detalle el original de la Biblia Visigótica – Mozárabe, tales como orificios y deterioro de los bordes, cosidos, etc.

Sin descuidar la exactitud de la tonalidad cromática en las tonalidades de las miniaturas y del pergamino, se ha trabajado artesanalmente en su encuadernación a mano, facilitando el acceso a todo aquel que quiera deleitarse con su estudio o simplemente poseerla como valiosa pieza de coleccionista.

Se utilizaron hasta 8 colores en los pliegos que así lo requerían, con especial realce del  oro, empleando tintas de la máxima calidad y perdurabilidad.

El papel escogido para la estampación de este bello manuscrito se eligió tras un estudio previo, finalmente se decidió un preparado pergamínico especialmente diseñado y producido para esta edición por la multinacional italiana Fedrigoni en sus fábricas de Padova (Italia), de un volumen medio de 200 gr/m2.

La encuadernación se ha realizado artesanalmente lo que ha sido un arduo trabajo debido a las grandes dimensiones (485 x 345 mm), está cosida a mano con hilos crudos y cáñamo, lomo redondo y cabezadas de hilos y cuerda. Sus tapas están cubiertas en flor de piel, las esquinas de ambas tapas tiene cantoneras de plata de ley y como cierre un broche de plata.

Esto hace que sus herrajes y cantoneras sumen en total medio kilogramo de plata, se suma a los casi 30 kilogramos de peso que alcanza el volumen, multiplicando su ya de por sí cuantiosa belleza y valor. 

Biblia de León

¿Por qué adquirir esta lujosa edición facsímil?

Es considerado uno de los más raros y valiosos manuscritos medievales, materia de estudio para los especialistas y codiciado objeto de exposiciones internacionales. Son ya inabarcables las referencias, los estudios, la bibliografía, las tesis doctorales en los que se estudian los múltiples aspectos que encierran los folios de esta celebérrima Biblia y sus ilustraciones. Es una auténtica joya codicológica por la belleza de su caligrafía.

La belleza de sus miniaturas donde aparece la vida social del siglo X en la España cristiana es absolutamente asombrosa. Todo se junta aquí en valores supremos: paleografía, historia, tradición, arte. Existe un consenso absoluto entre los críticos de arte y los biblistas sobre su rotunda importancia. Afirmaciones que se pueden comprobar examinando en persona tanto el volumen facsímil como el extenso libro de estudio a cargo de una veintena de especialistas.

La belleza de su caligrafía, las abundantes anotaciones en los márgenes en latín y árabe; y la ejecución extraordinaria de sus miniaturas ha hecho de ella un tesoro y que sea frecuentemente reclamada para exhibiciones internacionales. Todos los aspectos son destacables, ya sea desde el punto de vista de la paleografía, historia, textos bíblicos o arte. 

El genio creativo de Florencio ofreció nuevas salidas en arte pictórico, combinando elementos procedentes del arte sajón, visigótico e islámico con nuevos rasgos de las fuentes carolingias. En definitiva, el arte mozárabe da un nuevo giro en los capítulos de este códice.

Tal fue su belleza que los expertos del mundo del arte han notado el extraordinario parecido entre las figuras que aparecen en el Guernica del artista Pablo Picasso y algunas de las imágenes de las iluminaciones de la Biblia Mozárabe de León del siglo X. Por esta razón descartan la posibilidad de que esta circunstancia sea fruto de la casualidad.

De hecho, estuvo expuesta en dos ocasiones a las que pudo acudir Pablo Picasso: la Exposición Universal de Barcelona 1929 y en París, en 1937, momentos y lugares que coinciden con estancias del artista, por lo que pudo contemplar los dibujos gestuales y expresionistas que contiene este manuscrito medieval.

Solicite información sobre cómo adquirir algunos de los últimos ejemplares disponibles de esta obra imprescindible.

    Deseo conocer en profundidad los detalles de la obra (Los campos marcados con "*" son campos obligatorios).