Skip to content

¿Quién era el Beato de Liébana y por qué seguimos hablando de él?

El Beato de Liébana o San Beato, fue un monje del monasterio de San Martín de Turieno. Actualmente, se conoce como monasterio de Santo Toribio de Liébana. Se encuentra en la comarca de Liébana, a los pies de los Picos de Europa de Cantabria (España).

Monasterio de Santo Toribio de Liébana

Se desconocen sus orígenes pero no su ocupación principal

Se ignora la fecha y el lugar, siquiera aproximados, de su nacimiento. Algunos le atribuyen origen lebaniego y otros asturiano, puesto a que vivió allí. Beato, es el nombre masculino de Beatriz, de origen germánico. Se dedicó a escribir manuscritos en los campos de la teología, la política y la geografía.

Fue una importante figura político-religiosa

Es de vital importancia contextualizar el momento de la historia del mundo del que estamos hablando, donde religión y política iban estrechamente unidas, en plena Edad Media. Por un lado, Beato gana la batalla intelectual dentro de la Iglesia sobre el adopcionismo. Por otro lado, se considera el primer ideólogo de la reconquista española. Vamos a profundizar en estos aspectos.

Fiel defensor de la ortodoxia católica

Beato se enfrentó a Elipando, arzobispo de Toledo, para defender la ortodoxia católica frente a la herejía adopcionista que éste defendía, ya que, aunque cristiano, vivía en zona musulmana.

Elipando, arzobispo de Toledo.

El adopcionismo defendía la idea de que Jesus tan sólo era el hijo adoptivo de Dios. En oposición de la cristología cristiana que considera que Jesús es hijo de sangre de Dios, Jesús es Cristo y no “el Hijo de María” como lo llamaban los musulmanes.

Esta discusión llevó a que el Beato de Liébana denominase como hereje al Obispo; llegó a llamarlo “el testículo del anticristo“.

Beato gana la lucha apoyado fielmente por Alcuino de York, primer consejero del Emperador Carlomagno, así se alza como exponente político de la época, y una única corriente de pensamiento prevalece a partir de ese momento.

Jugó un papel clave en el culto al Santiago Apóstol

Marcó un determinado rumbo en la historia de España que comenzaba a ser reconquistada y unificada. Fue el creador e impulsor del ensalzamiento de la figura de Santiago El Mayor a través de su poema O Dei Verbum, que contribuyó a considerarlo patrón de España, como San Jorge en Inglaterra o San Patricio en Irlanda, por citar algunos.

Oh, muy digno y muy santo Apóstol [Santiago],
dorada cabeza refulgente de Hispania,
defensor poderoso y patrón especialísimo
asiste piadoso a la grey que te ha sido encomendada.

Defiende que la idea de que el Apóstol era el evangelizador de España y, con ello, se aglutina una idea de unión y comunión alrededor de su figura. Beato se consideraba en posesión de la traditio, el heredero de la verdadera palabra del Apóstol Santiago que había elegido España para renacer.

El origen del camino de Santiago

En el 813, Teodomiro, arzobispo de Iria Flavia, descubre el sepulcro del Apóstol en Compostela. El hallazgo obtuvo el apoyo del propio Rey, Alfonso II el Casto, quien sería el primer peregrino desde la corte de Oviedo a la tumba del Apóstol, donde mandó levantar un templo en su honor. Asimismo, Beato mantuvo gran amistad con el abad de Tours, Alcuino de York, consejero del emperador Carlomagno por lo que sus ideas llegaron a todos los rincones de Europa impulsando la lucha contra el Islam.

La obra cumbre

La obra cumbre del Beato fue su Comentario del Apocalipsis de San Juan. Fue una pieza fundamental en la historia del arte y la cultura. Lleg obra que llegó a ser el primer bestseller de la Edad Media y que acabaría denominándose “beato” en honor a su autor. Se realizaron múltiples copias de la misma que sufrían pequeñas variaciones. Una de ellas fue la que encargaron los reyes Fernando y Sancha, de la cual tenemos la edición facsímil.

Facsímil del Beato de Liébana. Códice de Fernando y Sancha.